El sentido común de Napoleón

Napoleón decía: “Para triunfar es necesario, más que nada, tener sentido común.” Y con esa premisa tampoco le fue del todo mal hasta acabar sus días en Santa Elena. 

A Bonaparte le debemos dos cosas que aun hoy nos afectan día a día: el sentido por el que circulamos en coche y los botones de las mangas de la americana del traje.

Los ingleses siempre dicen que el resto del mundo es el que conduce por “el lado equivocado” y siento decir que en parte tienen razón, quizás no es el equivocado pero no es el original. Antiguamente todo el mundo circulaba por la izquierda; los hombres armados que iban a caballo les resultaba más facil defenderse ante un ataque con la espada en este lado del camino, ya que en su mayoría eran diestros; además así evitaban golpear a la gente con la que se cruzaban con su escudo cogido en el brazo izquierdo. A finales del siglo XVIII los transportes de mercancías empezaron a hacerse en coche tirados por caballos en las que el jinete iba sentado en el lado izquierdo sobre el caballo más retrasado, la mayoría de estos seguían siendo diestros y para evitar que se fustigasen con los látigos entre ellos, a parte de conseguir tener una mayor visibilidad de la calzada, la circulación paso de la izquierda a la derecha. Fue en este momento cuando Napoleón, a principios del siglo XIX, extendió la norma a los territorios(1) con lo se iba haciendo.

Por otra parte la existencia de los botones en las chaquetas/americanas masculinas resulta menos “historicista” que curiosa. Básicamente Napoleón decidió poner botones a las mangas de las casacas de sus tropas para conseguir que no se limpiaran las narices en ellas.

Y a todo esto vosotros os preguntaréis, ¿qué c*** tiene que ver todo esto con la arquitectura? Pues bien, lo que nos enseña estas dos anécdotas sobre Le petit cabrón, como diría Arturo Pérez-Reverte, es que la mayoría de la cosas, al menos en su origen, nacen del sentido común o de la necesidad. Incluso algo que ahora parece más un hecho ornamental, como es el de los botones, tienen una razón de ser tan simple como lógica. El cual da solución a un problema sin dejarse llevar por algarabías y corrientes estéticas, lo que le confiere una presencia que sobrevive más allá de las modas. Y esto si que es, o al menos debería, arquitectura.

(1) En España, hasta los años 30 no existían regulaciones estatales al respecto. En algunos territorios se circulaba por la derecha (Barcelona) mientras que en otros por la izquierda (Madrid). El 1 de octubre de 1924, Madrid cambió el sentido de circulación a la derecha. (Fuente: Wikipedia)

Acerca de miguelangelaguilo

Arquitecto, editor & social media manager
Esta entrada fue publicada en Miscelanea y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s